Moraira es una localidad alicantina que sigue conservando el sabor auténtico del mediterráneo.

Antiguo pueblo pesquero y puerto natural, hoy en día se consolida como un destino internacional con gran atractivo gracias a la explotación de sus recursos basada en la sostenibilidad, y en la conservación del patrimonio, tanto cultural como medioambiental.